LA INDUSTRIA DEL CUERO Y SU CRUELDAD

En tus zapatillas y complementos vistes un animal que no quería morir. Quizás no lo sepas pero muchos de nuestros artículos de ropa que vestimos a diario, como zapatillas deportivas, cinturones, mochilas, complementos o carteras, están realizados con cuero o piel animal y otros componentes de origen animal. La mayoría de las personas compran estos productos sin saber cómo y de qué están realizados y lo cruel que es obtener la materia prima para fabricarlos o lo nocivo que es para el planeta y para las personas que trabajan en esta industria. Vamos a repasar el origen del cuero o piel animal, sus consecuencias para los animales, las personas y el medio ambiente y os presentaremos alternativas para no seguir financiando a una industria millonaria que se lucra con el sufrimiento de seres sintientes y de la salud del planeta.

el cuero no es un material sostenible

¿QUE ES EL CUERO Y COMO SE OBTIENE?

El cuero es la piel de un animal (generalmente vacas pero también cerdos, ovejas, cabras, caballos, reptiles, etc.) tratada mediante un proceso de curtido para poder utilizarla en la producción de ropa, calzado o complementos. El curtido es necesario para evitar la putrefacción  de la piel animal y asegurar el mantenimiento de sus propiedades. Posteriormente se puede cortar, engrasar, teñir o dar el diseño de acabado que se haya decidido para el producto en cuestión.

Para obtener la piel del animal, hay que criarlo y matarlo. Se estima que cada año se utilizan alrededor de 3800 millones de vacas y otros animales bovinos para la producción de cuero. La principal falacia de la industria del cuero es que lo catalogan como un sub-producto de la industria de la carne, principalmente la bovina. Argumentan que después de matar al animal para la producción de carne, la piel es un sub-producto que debe “aprovecharse” porque sino debería desecharse.  Pero hay que desmentir esto de una vez por todas.

El cuero es un co-producto, ya que en la industria ganadera es un ingreso más asociado a la explotación animal. Cuando una explotación ganadera cría a un animal durante su “vida útil” y lo envía al matadero, no solo obtiene ganancias por su carne sino también por su piel para producir calzado, chaquetas, bolsos o complementos y por sus huesos y cartílagos para producir gelatina que se utilizará en la producción de golosinas, medicamentos, películas fotográficas o cosméticos.

Igualmente parte de estos huesos se utilizan para crear un compuesto aglutinante o cola (pegamento) que también será utilizado para unir las diferentes partes de las zapatillas o los complementos. Estas partes llegan a representar en la mayoría de casos más del 10% de los ingresos que obtienen por el sacrificio de una vaca, lo que ayuda a mantener la viabilidad de la explotación ganadera.

trabajador de teneria

Por lo tanto, cada vez que compramos un artículo de cuero o piel estamos financiando directamente a la industria cárnica, aumentando su demanda y haciendo posible que perpetúen su negocio, contribuyendo directamente al sufrimientos de los animales en granjas industriales y mataderos. Es por este motivo que todas las personas que estén en contra de enriquecer a esta industria, como por ejemplo las personas vegetarianas o en contra del maltrato animal, deberían plantearse también introducir alternativas no solo en su alimentación sino también en su vestimenta.

EXPLOTACIÓN ANIMAL EN LA INDUSTRIA DEL CUERO

Otro argumento para desmitificar al cuero como un sub-producto es que una gran cantidad de piel animal proviene de animales (especialmente vacas pero también cabras u ovejas) que se crían exclusivamente para la producción de cuero. Son más de 1000 millones de animales asesinados anualmente con el único propósito de utilizar su piel.

Provienen en su mayoría de países como China, India o Bangladesh, con legislación muy laxa en crueldad animal. No es así en el caso concreto de India, donde en la mayoría de estados del país se considera a las vacas un animal sagrado y por la tanto está prohibida su matanza. Sin embargo hay ciertos estados donde todavía se permite su sacrificio e igualmente proliferan los mataderos clandestinos, un tema que el gobierno indio lleva intentando erradicar sin éxito durante años.

piel de vaca para fabricar zapatos

Como el traslado y la matanza está prohibida en 24 de los 29 estados de India, los productores de piel deben dirigir estas vacas, durante cientos o miles de kilómetros, hasta los estados donde se permite su matanza o hacerlas cruzar la frontera hasta Bangladesh. En algunos casos se transporta a las vacas en trenes, pese a su prohibición, en vagones con capacidad para 100 animales donde hacinan a entre 800 y 900 vacas. Esto hace que entorno al 40% lleguen muertas a su destino por falta de espacio o lesiones entre animales. En las zonas rurales o para completar su recorrido hasta el destino de la matanza, se traslada a los animales a pie durante días o semanas.

Para ello, deben dirigir a las vacas caminando hacía el matadero o los estados donde serán sacrificadas. Se prepara a los animales con procedimientos muy dolorosos y sin anestesiar, como la implantación de herraduras en las pezuñas o la introducción de cuerdas en la nariz para tirar de ellas. No se les permite comer, beber ni descansar y para conseguirlo, utilizan multitud de prácticas especialmente crueles cuando los animales están exhaustos de caminar y deben obligarlos a reanudar el camino.

Entre las prácticas más comunes encontramos el golpeo sistemático, la aplicación de chili en los ojos de las vacas o la rotura de las colas. Todo ello para que las vacas continúen su camino hacia el matadero lo más rápido posible. Entorno al 30% morirán durante su traslado y las que consiguen llegar al destino que se ha decidido para ellas, serán habitualmente sacrificadas sin aturdimiento previo, incluso llegando a ser despellejadas vivas.  

las vacas son trasladadas a pie hasta le matadero

En cuanto a la legislación sobre el origen del cuero, es imposible rastrearlo y por lo tanto no podemos identificar que animal se utilizó para realizar unas zapatillas, un cinturón o una chaqueta, por poner algunos ejemplos, ni en qué condiciones fue explotado. Las pieles se distribuyen mediante subastas internacionales de compra y venta de cuero y son enviadas a fabricantes de todo el mundo desde donde las exportan a los fabricantes finales. Por lo tanto, no es posible conocer en el etiquetado de una prenda de vestir o un complemento el origen de la piel.

Aunque la etiqueta nos dé la información del fabricante final, no están obligados a declarar el origen, que a menudo ellos mismos desconocen. Esto hace posible que en países como China, principal exportador de cuero a nivel mundial,  se utilicen también a perros y gatos para producción de piel barata y de poca calidad para el mercado de producción de prendas low cost. No es posible distinguir esta piel de la de vacas u ovejas a simple vista y dada la ausencia de obligación de declarar el origen de esta piel, a menudo acabamos comprando prendas a bajo precio que incluyen la piel de estos animales.

Para la piel que el mercado considera de mayor calidad, donde se busca mayor flexibilidad o suavidad en las propiedades del producto, a menudo se obtienen de terneras jóvenes (desde vacas recién nacidas a animales de menos de un año de edad) y de fetos extraídos directamente de las madres, con el consecuente dolor y trauma psicológico que esto genera. El argumento de la industria es que cuanto más joven sea el animal, se puede obtener piel de más calidad y se evitan deterioros como arañazos, parásitos, un incorrecto despellejamiento o la posible contaminación de estiércol.

curtiduria

Hemos hablado principalmente de vacas, ya que su uso es más extendido para la producción de cuero pero hay múltiples animales involucrados en la producción de piel. Por ejemplo la piel de cerdo es muy utilizada en el sector del calzado o los complementos para la producción de forros interiores que aíslen el producto final. O la explotación de animales exóticos como reptiles, avestruces o elefantes para producir calzado o accesorios de lujo.

Otro argumento de la industria del cuero es que los humanos llevan desde la prehistoria utilizando pieles y que por lo tanto es algo normal y natural. Es un argumento de muy poco peso, también utilizado por la industria cárnica para defender la explotación de animales para su consumo.

Que algo se haya hecho durante años no lo normaliza ni justifica que se continúe haciendo en la actualidad, especialmente cuando hoy en día tenemos multitud de alternativas más éticas, empáticas y sostenibles. No hay nada natural en criar animales para matarlos cuando no han alcanzado ni un 10% de su esperanza de vida, en condicione lamentables, para producir alimentos o productos que no necesitamos.

PRODUCCIÓN DE CUERO Y PIEL E IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

Otro de los aspectos a tener en cuenta cuando compramos prendas de vestir es su impacto medioambiental y las consecuencias éticas  y de salud para las personas que trabajan en la industria. Cuando hablamos del impacto del cuero en el medio ambiente hay que considerar dos aspectos principales que no se pueden desvincular el uno del otro: el impacto de la cría y matanza de los animales y los procesos para convertir la piel de esos seres sintientes en un material apto para producir prendas de vestir, calzado o complementos.

piel de cerdo en zapatos

La cría intensiva de ganado provoca deforestación, uso indebido de agua y tierra, extinción de especies. contaminación de aguas residuales y oceanos y grandes emisiones de gases contaminantes. La ganadería es el responsable directo del 18% de emisiones globales de gases de efecto invernadero, cifra que asciende hasta el 51% si tenemos en cuentos todos los procesos inevitables para convertir a los animales en productos o comida.

A parte del dióxido de carbono, hay que tener muy en cuenta también las emisiones del metano (las emisiones de este gas por parte del ganado equivalen a las emisiones mundiales del gas natural) y las de óxidos de nitrógeno, de la cual la ganadería es el responsable del 65% de las emisiones mundiales de este componente que contribuye casi 300 veces más al cambio climático y que perdura en la atmosfera más de 150 años.

Otro aspecto a destacar es el uso de la tierra, de la cual la ganadería ocupa más del 30% de las tierras cultivables del planeta. Y en cuanto al consumo del agua, la ganadería es responsable de más del 50% del uso de agua mundial frente al 5% que se destina al consumo doméstico.  

impacto medioambiental del cuero

Estudio del impacto medioambiental de diferentes materiales de origen animal y sintéticos utilizados en el sector de la moda.

Respecto al curtido, por si solo desmiente el argumento eco-friendly de la industria del cuero. No es un material natural ni biodegradable ya que para impedir que la piel se pudra y conseguir que la piel animal se convierta en un producto apto para fabricar zapatos o accesorios debe tratarse con múltiples químicos. Entre ellos el más destacable es el cromo pero también se utiliza plomo, arsénico o cianuro. Los trabajadores de las tenerías o curtidurías, las instalaciones donde se curte la piel, están expuestos a estas sustancias y en varios estudios se ha demostrado como afecta a estas personas.

Tienen un incremento de más del 50% respecto a la población sana de desarrollar múltiples cánceres (el que más incidencia tiene es el cáncer de páncreas), enfermedades respiratoria o afectaciones cutáneas.  Además, el residuo de estas sustancias contaminan el circuito de aguas de las poblaciones cercanas, ampliando el radio de riesgo a contraer este tipo de enfermedades a todas las personas que viven cerca de estas instalaciones.

El bienestar de estos trabajadores no es una prioridad, ya que se busca producir cuero de la forma más rápida y barata posible. Tampoco un trabajo justo o ético en cuanto a remuneración o la edad de los trabajadores. Un reciente artículo apuntó a que en Pakistán, otro de los grandes fabricantes de piel,  el 13% de los menores de 14 años trabajan y que de estos, el 10% son niños de menos de 10 años que se emplean en la industria de cuero.

niños trabajando en la industria del cuero

Recientemente, el SAC (Sustainable Apparel Coalition) creó una herramienta para productores, comerciantes y fabricantes que quieran medir el impacto medioambiental de los diferentes materiales (tanto de origen animal, sintéticos o plant-based) que estén planteando utilizar en sus productos. El SAC es una agrupación de los mayores comerciantes en el sector de la moda, científicos y diferentes ONG’s, la organización con mayor reputación mundial en su sector. La herramienta que han puesto en marcha es el MSI (Material Sustainability Index), el índice de sostenibilidad de materiales.

Miden diferentes factores de impacto medioambiental en los principales materiales utilizados en la industria de la moda, tales como el grado de colaboración en el cambio climático, la eutrofización (es decir, el impacto de los residuos de los materiales en ecosistemas acuáticos), el uso de agua requerido o la utilización de combustibles fósiles. Os dejamos la comparativa de la piel de vaca respecto a materiales sintéticos utilizados como alternativa al cuero en la fabricación de calzado o accesorios y os animamos a que le echéis un vistazo a la aplicación ya que podéis comparar diferentes materiales para saber su impacto en el medio ambiente. Como veis, cualquier alternativa a la piel siempre será más sostenible en todas sus áreas.

la piel sintetica es mas sostenible

LAS ESTRATEGIAS DE LA INDUSTRIA DEL CUERO

El sector del cuero tradicional está intentado lavar su mala imagen y reputación respecto a la cuestión ética y medioambiental mediante un proceso de green-washing (lavado de imagen apoyándose en campañas de comunicación que aluden a lo ecológico de sus productos) que se ha intensificado durante los últimos años. Las estrategias son diversas pero hay dos que destacan por encima de todas.

Por una parte hay marcas que venden como valor añadido que son chrom-free (libres de cromo), argumentando que retoman el antiguo proceso de curtido vegetal. Esto puede llevar a confusión, ya que hay consumidores que interpretan que no se usa piel como material para confeccionar esos productos, pero no es así. Es cuero igualmente, por lo que no es ético por las cuestiones mencionadas anteriormente, que se curte con menos químicos y con tintes vegetales.

Es cierto que no se utiliza cromo pero sí diferentes químicos asociados a la producción de tintes vegetales y tampoco evitan todo el impacto medioambiental (ni tampoco ético) asociado a la cría, mantenimiento y matanza de forma intensiva de los animales sacrificados para utilizar su piel.  

La segunda estrategia más utilizada por la industria de piel o cuero es un reclamo a que los animales que matan por su piel han sido criados y alimentados de manera ecológica o en regímenes de semi-libertad. Es una solución bienestarista ya que se centra en el trato de los animales y no en el uso. Aunque esos animales puedan vivir con ciertas mejoras respecto a la ganadería más intensiva, hay múltiples dilemas éticos que no pueden esquivar.

LA PIEL ERA UN ANIMAL QUE NO QUERIA MORIR

Son seres sintientes, como tú, como yo y como el resto de animales humanos y no humanos a los cuales se les priva de libertad y se les asigna un uso como a un objeto para producir comida o productos que no necesitamos ya que existen alternativas más éticas, empáticas y con menor impacto medio ambiental. De igual manera, la edad a la que se mata a esos animales sigue siendo la misma, cuando normalmente no han alcanzado ni un 10% de su esperanza de vida en libertad.

Debemos desconfiar de todos estos sellos de bienestar animal ya que están creados para el consumidor y no para los animales. Su objetivo es que la persona que compra un artículo quede con la conciencia tranquila, pensando que está adquiriendo un producto más ético o ecológico cuando en realidad no es así.

MATERIALES UTILIZADOS Y COMO RECONOCERLOS

Normalmente, en el packaging de una prenda de ropa, un complemento o unos zapatos siempre vamos a tener una etiqueta que nos indique la composición de materiales del mismo. Los describen de manera gráfica, así que os dejamos una infografía para saber que iconos se refieren a componentes de origen animal y cuáles no.

ICONO DE PIEL ANIMAL

Los materiales textiles u otros materiales, son los aptos si queremos comprar un producto que no incluya componentes de origen animal

Sin embargo, las marcas no están obligadas por ley a informar de todos los componentes del producto. Simplemente los de mayor utilización en las partes externas e internas. Así que podemos encontrarnos con un producto que a priori pueda parecer que no incluye materiales de origen animal pero que no sea así. Esto es debido a que mayoritariamente los fabricantes y marcas más conocidas utilizan por ejemplo pegamentos de origen animal (realizados con hueso y cartílago de vaca o cerdo), forros interiores de piel de cerdo, cordones encerados con cera de abeja, entre otros.

Así que no hay una manera exacta de saber si un producto del sector de la moda utiliza o no materiales de origen animal a no ser que preguntemos directamente a las marcas. Pero muchas veces ni ellas mismas lo saben ya que compran estos componentes a proveedores de terceros y es complicado que consigan saber todos los materiales de los mismo. Por eso os animamos a que compréis calzado o accesorios de marcas comprometidas realmente contra el maltrato animal y el impacto medio ambiental más duro y que así lo expresen en su comunicación y páginas webs o redes sociales.

ALTERNATIVAS AL CUERO

Otra de las falacias de la industria de la piel y el cuero son las supuestas propiedades incomparables de los productos de piel respecto a sus alternativas vegetales  o sintéticas. Es cierto que la piel curtida dispone de una elasticidad, transpiración y durabilidad de gran calidad en sus productos acabados pero no es cierto que no podamos encontrar estas mismas propiedades en artículos que no incluyan componentes de origen animal.

Podía ser así hace unos años, cuando las alternativas eran escasas pero por suerte hoy en día disponemos de materiales sintéticos, reciclados o plant-based con las mismas propiedades, incluso mejoradas, que la piel o el cuero. Nylon reciclado, PU reciclado, algodón orgánico y reciclado, materiales de origen vegetal como “piel” realizada a partir de los deshechos de la industria de la piña, el plátano, el café o el maíz, solo por poner unos ejemplos.

Calzado vegano de Vesica Piscis

Imagen promocional de Vesica Piscis, que fabrican calzado vegano y sostenible, reciclado y reciclable.

Hay múltiples marcas que han ido apareciendo durante los últimos años que utilizan este tipo de materiales. Si en la comparativa anterior del MSI veíamos que el nylon o el PU puros tienen un menor impacto medioambiental que la piel de vaca, todavía es más bajo cuando se utilizan nylon, algodón y PU reciclados o materiales plant-based (de origen vegetal).

Os dejamos diferentes marcas que hemos ido probando durante los últimos años y que nos encanta su política de empresa en contra del maltrato animal o del cambio climático y que crean productos de gran calidad realizados con materiales cruelty-free, sostenibles y con condiciones de trabajo éticas en el siguiente artículo.

Como hemos intentado explicar de la forma más detallada posible, existen multitud de alternativas más éticas, empáticas y sostenibles a las marcas y productos que utilizan piel o cuero animal. Está en nuestras manos, a través de la demanda, dejar de financiar a empresas que se lucran a partir del sufrimiento de animales, de trabajadores y de la salud del planeta.

Te animamos a investigar más por tu cuenta y a que nos envíes tus dudas y comentarios sobre esta cuestión.